Poesía Nahualt

¿Que era lo que acaso tu mente hallaba?
¿Donde estaba tu corazon?
Por esto das tu corazon a cada cosa;
sin rumbo lo llevas; vas destruyendo tu corazon.
Sobre la tierra, ¿acaso puedes ir en pos de algo?

¿Acaso de verdad se vive en la Tierra?
No para siempre en la tierra: solo un poco aqui.
Aunque sea jade se quiebra,
aunque sea oro se rompe,
aunque sea plumaje de quetzal se desgarra,
no para siempre en la tierra: solo un poco aqui.

¿Acaso hablamos algo verdadero aqui, Dador de la vida?
Solo soñamos, solo nos levantamos del sueño.
Solo es como un sueño
de carta del errante